El arte de la conversación (y el espejo)

¿Te gusta? ¡Compártelo!

Todos hemos necesitado en algún momento personal o profesional un buen consejo. O hemos tenido que darlo. Si te vuelve a ocurrir, en vez de un consejo, ofrece una buena conversación.

Nadie se conoce mejor que uno mismo, sólo necesitas que el otro encuentre su respuesta.

En el artículo de Ravi Raman de la revista de Toastmasters del mes de Septiembre nos sugieren que, cuando alguien nos pide consejo, podríamos seguir los siguientes pasos:

  • Escucha con atención y de forma sincera. La empatía es básica. Tienes que ponerte en el lugar del otro, y prestar atención a la persona y a lo que puede haber detrás de lo que cuenta. Trata de ser curioso, respetuoso y evita el “gran consejo”.
  • Clarifica los problemas o la situación. A veces la persona que tiene el problema está confundida y no es capaz de percibir el problema real. Trata de comentar lo que observas a partir de la conversación, lo que ves y lo que oyes, evitando tus opiniones. Es importante que comentes lo que has observado, con sus palabras, porque le servirá como espejo y podrá ayudarle a perfilar el problema.
  • Haz preguntas potentes: Empieza con un “Cuéntame más”. Hasta que podáis clarificar el verdadero problema, y después preguntas como “¿Qué piensas que debes hacer sobre esto?” o “¿Cuál es el siguiente paso?”.
  • Comparte tus experiencias. Incluso mejor que dar un consejo, es compartir tu experiencia. O historias de otros que se han encontrado en una situación parecida. Después que aplique aquello que le conviene.

Todos somos capaces de enfrenar retos y resolver nuestros problemas. Pero a veces necesitamos ayuda para recorrer el camino.

Si tienes algo para compartir en relación a este artículo, por favor, ¡cuéntanoslo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *